jueves, 1 de agosto de 2013


 "En crisis no hay lugar para el amor"

Es la frase que mi pareja me dijo cuando discutíamos por su orden de prioridades en la vida. En realidad puede que sea así, estamos en una sociedad que no valora la pareja como antes, una sociedad en la que la fidelidad y el amor quedan en un segundo plano para las actuales parejas, parece que tenemos a ciertas personas a nuestro lado a modo de complementos, sin importarnos los sentimientos que esas personas alberguen con respecto a nosotros. Nos estamos volviendo fríos, sólo vemos muertes e historias de prontos amores en televisión ¿Dónde quedó ese caballero que pretende a la bella doncella durante meses o incluso años para ganarse su afecto? ¿Y esa doncella que ama en secreto esperando captar la atención de su caballero para amarlo con pasión y libertad?

Mirando los escombros de mí misma, los trozos repartidos de mi corazón entre personas que no han sabido valorar mis latidos por ellas me doy cuenta de que no pinto nada en una sociedad así. Lo siento, soy una romántica, quizás de las que han pasado de moda cariño, yo AMO con mayúsculas, sin comillas, con mi alma, he aprendido a no confiar en algunas personas a palos, porque abro mi corazón a quien lo quiere y lo acepta, porque no quiero hacer daño, aunque a veces por eso lo halla hecho. Yo AMO con dulzura, con codicia de amor, con sentimiento y ese es mi infierno, pues nunca creo recibir lo que doy, ya ves, me equivoqué de año, de lugar, de país, de fecha...

No hay comentarios:

Publicar un comentario