miércoles, 12 de junio de 2013

Hoy me siento revuelta siento un martilleo que no me deja oír, que no me deja pensar, que no me deja sentir nada más que a él, que me hiela y me acalora a la vez y que duele, duele muchísimo, duele tanto que estoy convencida de que lo que tomo no me sirve de nada, de que lo que como tampoco y de que no importa cuánto me cuide, va a empeorar por momentos, en estos momentos yo solía abrazarte, así el dolor parecía disminuir, ahora y rota como estoy, brota sin miramientos por este hueco vacío, manando y llenando todo mi cuerpo, golpeando contra la almohada que abrazo en la ausencia de tu calor y obligándome a volver al miedo y al sitio de siempre ¡como si una pastillita debajo de la lengua arreglara algo dentro de mí!



No hay comentarios:

Publicar un comentario