miércoles, 12 de junio de 2013

Oh, soledad!


Hoy me siento revuelta siento un martilleo que no me deja oír, que no me deja pensar, que no me deja sentir nada más que a él, que me hiela y me acalora a la vez y que duele, duele muchísimo, duele tanto que estoy convencida de que lo que tomo no me sirve de nada, de que lo que como tampoco y de que no importa cuánto me cuide, va a empeorar por momentos, en estos momentos yo solía abrazarte, así el dolor parecía disminuir, ahora y rota como estoy, brota sin miramientos por este hueco vacío, manando y llenando todo mi cuerpo, golpeando contra la almohada que abrazo en la ausencia de tu calor y obligándome a volver al miedo y al sitio de siempre ¡como si una pastillita debajo de la lengua arreglara algo dentro de mí!



martes, 11 de junio de 2013



Las personas somos complicadas, eso es así, no hay dos personas exactamente iguales, al menos en lo que a la psique se refiere, cada ser es individual y sumamente complejo, pero, y aunque suene a estándar, creo que las chicas somos especialmente complicadas. Es un gran problema ser tan sensibles a veces, tener tantas variaciones en los niveles hormonales que de repente de hagan estar por las nubes o bajar al subsuelo en cuestión de un momento, ver cualquier escena lacrimógena en alguna peli o algo demasiado moñas y que precísamente nos dé por desarrollar la empatía en ese preciso momento. En mi caso la cosa se vuelve aún peor, y me explico, me importan tanto los problemas de aquellas personas con las que he decidido compartir mi vida como los míos propios y ,claro está, esto tiene un precio a pagar, el olvido de mis propias conveniencias.


Muchas páginas web se dedican a hacer ofertas alentadoras para hombres acerca de manuales o guías para comprender a una mujer, ¡pobres ilusos!, cómo si no fuera ya un hecho  lo suficientemente observable el que cada uno nacemos de un padre y una madre, o dicho de otra forma que cada uno tiene una personalidad distinta, pretenden encima estandarizar la manera apropiada de acercarse a un buen saco de hormonas. Para mi gusto todo esto es como intentar meterse en una cueva sin intentar investigar si ese día habrá dentro un león o un gatito, ya sabéis ¡suerte!.






Tercer día en el infierno...


A veces te das cuenta de las vueltas que da la vida, en el daño que te pueden hacer las personas, pero que en el fondo ahí radica el tic de la cuestión ¿Qué emoción tendría la vida si todo fuera siempre en línea recta? Por suerte o desgracia hay momentos de altibajos en tu vida, en los cuales aprendes a valorar lo que tienes o lo que podrías haber tenido en su momento, es una pena que a veces necesitemos más tiempo de la cuenta para verlo.

Y como los años pasan, las cosas cambian y con ello las opiniones, el carácter, la gente y en general tú. Es difícil ver el rumbo que puede tomar tu vida, pero siempre has de afrontarlo con la cabeza alta, porque si no luchas por levantarla y respirar ¿alguien lo hará por tí?. Lo valioso de algo es que puede ser efímero y las cosas debes cuidarlas hasta el último momento, mimándolas, a veces vemos esto demasiado tarde o no vemos el mal que hemos podido hacer, lo importante es mirar atrás y reflexionar sobre nuestro errores, pedir perdón y perdonar. La vida da muchas vueltas y te devuelve aquello que perdiste si luchas por ello.

Reflexiónes...

domingo, 9 de junio de 2013

Primer día en el infierno

Primera noche de despedida entre música de soul, hace frío en los aparcamientos, o eso me dan a entender los demás engalanados con sus mejores chaquetas de moda, sin embargo, en comparación con mi corazón y mi cuerpo el aire de alrededor me parece agobiante.

Por un lado la equivocación absurda que me está costando tu confianza y mi relación, por otro él, que no valora lo que con tanto esfuerzo creí haber construído, que me pide tiempo para saber de qué manera me partirá el alma en dos, cuando yo me muero por sus brazos y le he pedido perdón por algo absurdo mil veces, me pide explicaciones por algo que ni entiendo y perdí su confianza.


Cuando nos paramos a pensar motivos por los cuales cortaríamos con nuestra pareja se nos viene a la cabeza los versados casos como "porque ya no somos compatibles", "se nos fue el amor" o "me ha sido infiel" ... pero nunca "no confía en mí por descansar mis emociones en una amiga", me hubiera parecido absurdo a primera vista. Ahora me muero en vida, siempre pasa igual, amo demasiado y no tengo claro qué hacer, qué pensar de todo esto. Por un lado mi mente me dice "tenías que haber dejado el tema y no meterte en camisa de once baras, te has equivocado y ahora no sabes cómo arreglarlo, siempre te pasa igual, si él no cree en tí es mejor dejarlo, si tan poco ha bastado para que os separéis ¿Qué tenías tú de él?", pero por otro mi corazón dice "lo amas".

Me pregunto sin poder evitarlo si realmente me ha amado alguna vez de la misma manera que yo lo he amado, ¿si sus besos fueron de verdad, si hemos tenido tanto, cómo es posible que no lo pueda ver?, ¿por qué no ha sabido mostrarme en este momento que está a mi lado cuando lo necesito?, ¿Por qué ese acero en la mirada, inamovible? Duele tanto pensar que has podido engañarme y que podrías estar vacío ...


En momentos así te dices a tí misma "he tenido que hacer algo muy malo en otra vida, por todo lo que siempre me ha sucedido, sin embargo será que tengo que aprender mucho de ésta, porque no salgo de una para meterme en otra". Cuando vuelva la oscuridad del mar y con ésta el miedo, el insomnio y la intranquilidad yo volveré a estar sola, mi corazón lo culpa por abandonarme en un momento así, esto es una cuenta atrás.