domingo, 13 de enero de 2013

rallada al corazón





l  Está siendo un periodo raro, es decir, no sabría decir si las cosas están yendo muy lentas o están yendo demasiado rápido, o quizás sea lo uno con un subconjunto de acontecimientos donde pasa lo otro, el caso es        que creía saber donde estaba y justo ahora me doy cuenta de que no tengo ni idea, que había comenzado el camino de la razón y estudiado muy bien los desvíos que nunca había de pisar y por seguir caminando mientras miraba el mapa, de repente me paro y me doy cuenta de que hace largo rato que no hago más que caminar y caminar por esos senderos que mi cordura me había hecho desechar y ahora, perdida como estoy y  llena de problemas, me pregunto cómo puede ser que lo que antes me parecía irracional de repente y por capricho se me antoje no tanto, aún sabiendo que el papel principal en esa reflexión lo juegan mi locura y mi orgullo, ahora que me estoy equivocando en todo lo que estaba intentando no equivocarme por relajarme mirando para otro lado sólo puedo pensar en recobrar del todo mi cordura a tiempo para no romper el corazón de de ello depende.

    Es  tan enrevesado el camino del corazón, nos equivocamos y acabamos destrozándolo, luego lo recomponemos si podemos y un día se te cruza alguien  y ¡plof! parece como si te hubiera nacido un nuevo corazón, y esta vez piensas mucho en lo que no harás y te empeñas en tenerlo entre algodones, pero un día empiezas a notarlo cansado y dolorido, sientes que sufre, que el mismo se hace daño, y aunque pensaste en todo, cuando te das cuenta miras hacia atrás y ves un reguero descomunal de errores.

                                                                                                                                                       c
                                                                                                                                        m  j

No hay comentarios:

Publicar un comentario